Se puede repercutir el coste de la instalación del ascensor al inquilino?

Hoy en día la instalación de un ascensor en una finca que carece del mismo ya no supone en la gran mayoría de los edificios un lujo o mejora de los servicios del inmueble sino una necesidad en casos en los que convivan personas discapacitadas o mayores de 70 años y para el desembolso del gasto de instalación deben participar todos los propietarios, siempre y cuando no estén expresamente exonerados por este concepto en los Estatutos o en el Título Constitutivo. Ahora bien si el que va a beneficiarse de dicho servicio es un arrendatario surge la duda de si el propietario podrá repercutir, junto al recibo mensual de la renta, el importe que finalmente deberá desembolsar.

Para responder a esta duda, una vez más habrá que tener en cuenta la fecha del contrato de arrendamiento y en función de la misma saber si es legal o no dicha repercusión al inquilino.

1) Contratos de “renta antigua”: Si su contrato de alquiler es de los que se denominan de “renta antigua” o “prórroga forzosa” ya que se firmó con anterioridad al 1 de julio de 1964, podrá repercutirse el importe de las obras. En cambio para los contratos posteriores a dicha fecha y anteriores a 9 de mayo de 1985, solo podrá haber repercusión si tal posibilidad se contempló expresamente en el contrato, en el porcentaje que se hubiera estipulado.

2) Contratos posteriores al 9 mayo 1985 y anteriores al 1 enero 1995: En estos contratos la posibilidad de repercutir se basa en la voluntad de las partes es decir que sólo cabría repercusión del coste de la obra de instalación del ascensor si se pactó expresamente en el contrato ya que en esa época ya existía, como hoy en día, libertad de las partes para determinar la renta y un sistema de actualización.

3) Contratos posteriores al 1 enero de 1995: Los contratos celebrados a partir de esta fecha se rigen por otra Ley según la cual el arrendatario deberá soportar la obra y si bien el propietario es el que deberá pagar el importe de la obra, tendrá derecho a elevar el importe de la renta al arrendatario por “mejoras”, salvo que exista pacto en contario en el contrato, y siempre que hayan transcurrido los cinco primeros años de contrato si se firmó posteriormente al 1 enero de 1995 o los tres primeros años si el contrato se firmó a partir del 6 de junio de 2013.

En el caso de que se pueda repercutir el coste es importante que la comunicación al inquilino se haga de forma fehaciente es decir, por medio de burofax con acuse de recibo y certificado del contenido al efecto de poder acreditarla si fuera necesario. Por otro lado tiene que saber que estas cantidades se asimilan a “renta”, pudiéndose “desahuciar por falta de pago”, en el caso de impago de las mismas.

Que podrá hacer el inquilino en el caso de que se pueda repercutir:

Plazo para contestar. Desde la fecha en que el inquilino reciba la notificación del incremento, dispondrá de un plazo de 30 días para contestar. Nota. Si en dicho plazo el arrendatario no contesta se entiende que está de acuerdo con la repercusión. (art. 101 LAU 1964)
Oposición a la repercusión. Si, por el contrario, el inquilino se opone a la repercusión, deberá solicitar, mediante un procedimiento judicial, a los Tribunales que se pronuncien sobre la procedencia y cuantía de la repercusión. Ojo. Hay un plazo de tres meses desde la fecha de la negativa del inquilino a la repercusión para la vía judicial, pasado el cual, el derecho a reclamar judicialmente caduca. (art. 101 LAU 1964).

Comentarios

Muy clarito

Añadir comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes.
1 + 0 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

Información del autor

Abogada especialista en Arrendamientos, Comunidades, Hipotecas (cláusula...
barcelona (BARCELONA)
43231 puntos