Retirar denuncias en Juzgados de Violencia sobre la Mujer

Puede parecer una barbaridad pero es más frecuente de lo que se cree el hecho de que, una vez interpuesta una denuncia por violencia, la mujer quiera retirarla contra su pareja.
Varias son las razones que pueden llevar a ello y todas han sido avaladas por mi experiencia como abogado del turno de oficio de Violencia Vaya por delante que, cuando una cliente nos pregunta si debe retirar la denuncia lo primero que le sugerimos es que no lo haga. Un maltratador, por leve que sea el maltrato (una vejación por ejemplo), nunca deja de serlo y no merece tener una pareja a la que torturar física o psíquicamente.
La gran variedad de hechos que pueden ser enjuiciados o instruidos por los Juzgados de Violencia, desde el simple insulto o vejación hasta los asesinatos hace que la mujer, sin ser consciente del "jaleo" que supone la denuncia, sienta que está perdiendo el tiempo en el Juzgado para la poca cosa o escasa condena que, cree, va a obtener o, por el contrario, se siente culpable de que su pareja pueda ser condenado a una pena que ella creía sería más leve que la que está prevista para el hecho denunciado.

El mecanismo para retirar la denuncia, y por el que se me pregunta casi a diario desde esta página, es el siguiente: la denunciante debe acudir al Juzgado que conoce del asunto provista de su DNI, decir que quiere que se le tome nota en una comparecencia, que quiere renunciar al ejercicio de las acciones penal y civil contra el denunciado y que quiere expresamente el archivo de las actuaciones, así como advertir que - en caso de ser mujer, conviviente o progenitora junto con el denunciado de hijo o hijos que, de continuar las actuaciones, se acogerá a su derecho a no declarar contra el denunciado.

Es decir, la denunciante puede pedir que se archiven las actuaciones, pero el Fiscal puede entender que existen suficientes elementos de juicio para continuar. Y es que, una vez se interpone una denuncia, se pierde en parte la posiblidad de "vuelta atrás". El asunto deja de estar en nuestro ámbito y la Justicia actúa. Eso sí, la denunciante que retira su denuncia pierde el derecho automáticamente a estar personada como acusación particular. Y es que hay ciertas comunidades autónomas, como Andalucía, en la que un abogado ejercerá dicha acusación en nombre de la perjudicada, pero no puede seguir actuando si la propia denunciante se retira o pide el archivo.

Por ello, ante una situación de conflictividad familiar (salvo que se trate de un caso flagrante de malos tratos) tal vez lo mejor sea consultar con un abogado si lo más conveniente pudiera ser el divorcio o la adopción de medidas respecto de los hijos comunes en caso de no estar casados. Es decir, no siempre la conflictividad entre miembros de una pareja es motivo de denuncia, aunque sí lo será de divorcio o separación. Además, los Juzgados de Familia están menos colapsados que los de Violencia y pueden dar una mejor respuesta y más rápida, al tiempo que elimina la presión sobre las partes de verse sometidos a la jurisdicción penal.

Estamos a su disposición.

Añadir comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes.
3 + 1 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

Información del autor

Asuntos civiles, mercantiles, penales, tráfico, familia y comunidades de...
sevilla (Sevilla)
43788 puntos