Plan de parentalidad

En el Libro 2º del Código Civil de Catalunya, que se aprobó el pasado miércoles 14 de julio, se regula una nueva figura instrumental dentro de los procesos de separación y divorcio: el plan de parentalidad.

En el preámbulo del texto legal se define el plan de parentalidad como "un instrumento para concretar la manera como ambos progenitores pueden ejercer las responsabilidades parentales, en el que se detallan los compromisos que asumen respecto de la guarda, el cuidado y la educación de sus hijos". El objetivo de la introducción del plan de parentalidad es conseguir la concreción de los acuerdos, la transparencia por ambas partes y el cumplimiento de los compromisos adquiridos.

El plan de parentalidad es un documento que se deberá introducir en el convenio regulador,y que tendrá que recoger los aspectos siguientes:

1. el lugar (o lugares) donde vivirán los hijos habitualmente, se deberán incluir reglas que permitan determinar a qué progenitor le corresponde la guarda en cada momento; 2. las tareas de las que se deberá responsabilizar cada progenitor en relación a las actividades cuotidianas de los hijos; 3. la forma en la que se tendrán que hacer los cambios en la guarda y custodia y, si es necesario, como se tienen que repartir los gastos que se generen; 4. el régimen de relación y de comunicación con los hijos durante los períodos en que un progenitor no los tenga con él; 5. el régimen de convivencia de los hijos con cada uno de los progenitores en períodos de vacaciones y en fechas especialmente señaladas para los hijos, para los progenitores o para su familia; 6. la clase de educación y las actividades extraescolares, formativas y de ocio, si el menor las realiza; 7. la forma de cumplir el deber de compartir toda la información sobre la educación, la salud y el bienestar de los hijos; 8. la forma de tomar decisiones relativas al cambio de domicilio y a otras cuestiones relevantes para los hijos.

También se prevé que en el caso de que pueda haber diferencias en la interpretación de las cláusulas del plan de parentalidad, que en el mismo documento, se pueda establecer la opción de recurrir a mediación familiar para solventar estas divergencias.

Las propuestas de plan de parentalidad que realicen los aún cónyuges las deberá tener en cuenta el Juez para determinar la forma de ejercer la guarda y custodia en el caso que exista desacuerdo en este aspecto.

En otro orden de cosas, el Departament de Justícia se obliga a facilitar información sobre el plan de parentalidad y a distribuir modelos adaptados a cada etapa de la vida del menor para elaborarlo.

La introducción del plan de parentalidad como documento en el que se recoja la voluntad de los progenitores hacia el futuro de sus hijos me parece muy positiva. Obligará a los aún cónyuges a hablar, dialogar y tender puentes entre ellos; y, por lo tanto, se podrán evitar conflictos en el futuro sobre cuestiones como, por ejemplo, el cumpleaños de un/a primo/a y, sobretodo, los menores verán como entre sus progenitores existe una relación más fluida (que no tiene porque ser buena, ni tienen que ser amigos, simplemente una relación cordial) de la que ellos se beneficiarán.

Comentarios

En primer lugar manifestar que el plan de parentalidad no significa novedad alguna en lo que se ha venido haciendo hasta la fecha, queda configurado como un apartado más dentro del convenio regulador que deberá presentarse obligatoriamente para las separaciones y divorcios de mutuo acuerdo. No es que sustituyamos el Convenio Regulador por lo que la Ley denomina Plan de Parentalidad, sino que deberá incluirse como un punto más dentro del convenio y éste nos permite llegar a un mayor detalle de cómo se van a regir las relaciones entre los progenitores, permitiéndo regular aspectos que igualmente se podían regular en el Convenio pero que, debido a lo extensos que podrían resultar, ya no poníamos. El legislador lo que pretende con la incorporación del plan de partentalidad es evitar acudir a la justicia de forma repetida y no colapsarla, intentando ya desde el incio se regulen detalladamente todas las posiblidades de relación de los padres con los hijos y descongestionar la administración de justicia. Basta ver la posibilidad de remitir a la mediación para intentar resolver cualquier duda de interpretación, ya no del plan de parentalidad, sino del convenio regulador en su integridad. La intención que subyace es la de que se regule privadamente todo lo imaginable, sin limitación alguna, salvo que se pueda perjudicar al menor con algún pacto, conforme la libre voluntad de las partes que preside nuestro código civil. Es tanta la importacia que se le concede, por mor de un mejor funcionamiento de la justica, o mejor dicho, intentando una desjudicialización de estos temas que se alargan de forma indeterminada en el tiempo que permite, la suspensión en cualquier instancia y momento del procedimiento, para llevarlo a la mediación.
Al fin y al cabo novedades pocas, salvo excepciones, tales como el impulso e importacia que se le da a las capitulaciones matrimoniales, en las que se puede establecer en previsión de la ruptura matrimonial una acuerdos previos (art. 231-20). Pero que tampoco serán del todo vinculantes, al contener una cláusula de salvaguarda. Entiendo que las capitulaciones matrimoniales solo serviran para fijar los bienes preexistentes al matrimonio por parte de alguno de los contrayentes, pues todo lo que se adquiera con posterioridad estará al criterio del juzgador puesto que de la lectura del art. 231-20 en su párrafo final, siempre se podrá destruir el contenido de las capitulaciones por la parte que le interese en virtud de la difultad de cumplimiento de las obligaciones allí expresadas y de la dificultad probatoria de quién alege. Otro tema que personalmente me sorprende es que no se haga mención alguna a una edad mínima para oir al menor (art. 233-11. Otra cosa totalmente novedosa es la posibilidad de dar audiencia a los abuelos paternos y maternos, dentro del procedimiento, tanto en cuanto el plan de parentalidad los incorpore con algún régimen de visistas o estancias, dentro del procedimiento para consetirlo o no. Algo que tampoco es nuevo pero refuerza más lo que se venía haciendo en la practica judicial es el reforzamiento del carácter temporal de la atribución de la vivienda en los casos del apartado 3º y 4º del art. 233-20. Lo que para mi si es realmente novedoso y ya era hora que se abordase el tema con valentía es lo dispuesto en el art. 233-21.2 que podríamos denominar como que "la atribución del uso no es título suficiente frente a terceros propietarios del inmueble", con esto terminamos la famosa polémica de los padres que dejan vivir a su hijo con la nuera en un piso que es de su propiedad, y que una vez separados sus hijos, y atribuido el uso de la vivienda a quien no era su hijo, no teníamos recurso alguno para echarlo, terminando con los procedimientos que instábamos a precario o de finalización del comodato que, siempre perecían, al considerar el juez que prevalecía la atribución del uso concedido judicialmente, frente al titulo de propiedad, cuestión muy habitual en catalunya y que no quedaba resuelto.
Y existen otras pequeñas novedades y diferencias que entiendo que en nada afectan a lo que normalmente veníamos haciendo.
Como comentario personal y profesional manifestar el desmedido deseo del legislador catalán por legislar, y legislar copiando y además copiando mal, sin resolver problemas importantes que en la práctica diaria se dan y luego modificar lo legislado. Ya veremos cuanto nos dura el libro II. Quiero recodar que el libro V, la panacea en la propiedad horizontal es del verano del 2006 y pronto tendremos una nueva legilación del Libro V puesto que los errores son tan flagrantes que ya está preparada la nueva regulación, apenas 4 años después de su publicación.
Lo que expreso por si a alguien puedan ayudar mis comentarios.
Un abogado, cansado de que los políticos con ánimos de notoriedad quieran legislar sin saber y diferenciarnos del resto de España, cuya legislación por lo general es bastante buena. Haciendo amigos.

Apreciado compañero,

nos guste o no, es el momento que nos ha tocado vivir y es el momento en el que nos ha tocado trabajar, así que a pesar de todos los inconvenientes y obstáculos debemos realizar nuestras tareas.

No hay duda de que la Administración Pública (en todas sus expresiones) posee un voraz apetito legislativo con intención de legislar y regular todas las posibles actuaciones dentro del ámbito privado, dejando en realidad muy poca opción a la autonomía de la voluntad. Podríamos entrar a discutir el porqué de esta actividad legislativa "imparable" de la Administración y podríamos alegar muchos motivos, pero creo que sería una discusión estéril por nuestra parte, ya que desde esta pequeña tribuna difícilmente podremos incidir en la actuación de la Administración.

En cuanto al plan de parentalidad, es cierto, que varios abogados ya vienen trabajando en los convenios reguladores que redactan con un nivel de detalle similar al que exige el plan de parentalidad. Ahora bien, la novedad reside en que desde ayer, es obligatorio acompañar a la propuesta de convenio regulador o a la demanda de divorcio un plan de parentalidad. Es decir, tanto en procedimientos amistosos como en contenciosos se deberá presentar el plan de parentalidad. En procedimientos consensuados la propuesta de plan de parentalidad se supone que deberán pactarla los aún cónyuges; en procedimientos contenciosos cada progenitor deberá presentar su propia propuesta.

La Generalitat acaba de editar una guía, que está disponible en la web del ICAB, sobre el plan de parentalida que, a pesar de contener algunas insuficiencias, es muy ilustrativa al respecto. Por otra parte, también pongo en tu conocimiento que el próximo día 12 en el ICAB se realiza una conferencia con el plan de parentalidad como tema central.

Recibe un afectuoso saludo.

Fran Pachón-Cinto
Abogado ICAB 35447

Añadir comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes.
10 + 3 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

Información del autor

Especialista en negociación y Derecho Matrimonial
Barcelona (Calella)
2825 puntos