" El procedimiento de incapacidad "

Cuando se promueve un procedimiento de incapacidad, generalmente se hace porque esa persona ya no puede regir ni su persona ni sus bienes por tener alguna enfermedad que se lo impide, o una deficiencia psíquica o física, de carácter permanente, y entonces se hace necesario nombrarle un tutor. Estamos hablando de casos extremos donde es necesaria una tutoría. No vale este tipo de procesos para quitarse un problema de encima, esto me recuerda a un supuesto de una señora que quería incapacitar a su hijo porque era adicto a las drogas, muy diferente a padecer alhzeimer. Ya que el joven no tenía problemas mentales ni tenía mermada su salud, y estaba plenamente capacitado. La señora desconocía lo que este proceso iba a significar y que su hijo se iba a quedar sin poder actuar por sí mismo. Entendió que lo que necesitaba su hijo era acudir a un Centro de Desintoxicación o a la consulta de un psiquiatra para intentar curarse de la adicción. Para ejercitar los derechos y cumplir las obligaciones es necesario tener capacidad de obrar, la tienen todas las personas mientras no sean privadas de ella. Las personas incapaces carecen de capacidad de obrar, lo que viene a suponer que ya no pueden firmar contratos, sea de la naturaleza que sean, sin que los asista otra persona, el tutor. Al tratarse de una asunto tan complejo tan sólo puede adoptarla un juez mediante sentencia, habiéndose tramitado el oportuno procedimiento judicial. La sentencia podrá declarar la incapacidad total o parcial, y nombrará a la persona o entidad que se va a hacer cargo del incapaz, nombrándole tutor o curador, o bien prorrogando la patria potestad a sus progenitores. Viene a significar que el incapaz vuelve a ser, cuál si fuese niño, dependiente de una tercera persona para hacerlo todo. En principio puede haber circunstancias que determinen que no sea para toda la vida. También hay que tener presente que no se puede asociar incapacidad a internamiento, de hecho para que ello suceda habrá que pedirle autorización nuevamente al juez. Para conocer más a fondo las figuras de protección de un incapaz como son: la patria potestad, la tutela, la curatela, el defensor judicial y la guarda de hecho, la mejor forma es dejarse asesorar por un abogado. Si queremos promover un proceso de estas características hay que estar bien informado.

Sonia Jordán
Abogada

Añadir comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes.
3 + 10 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

Información del autor

"Doctora en Derecho" " Abogada especialista en Derecho...
Las Palmas (Gáldar)
15090 puntos