El Papel del Abogado de Familia en el proceso de Divorcio

Mª Assumpció Martinez Rogés, de Martinez-Rogés Advocats. Artículo publicado originariamente en el blog del bufete: "El Blog del Derecho de Familia"

Cuando nos planteamos la ruptura de pareja, el divorcio en definitiva, una primera decisión está en la elección del Abogado a quien confiar nuestro "problema". Muchas veces vamos a ver a alguno que conocemos (aunque no sabemos a que se dedica exactamente) o a aquel que alguien conocido nos comenta. Quizás le encarguemos el asunto, porque no sabemos a quien más acudir, y luego resulte que la elección no ha sido acertada, no ya por lo que se refiere a los conocimientos legales sobre la materia (de lo que ya hablamos en otro post), sino por las sensaciones que nos transmite.

El proceso de divorcio tiene una carga emocional enorme, que lo impregna todo. El cliente necesita una sensación de atención y seguridad en la gestión de su situación. Para el cliente, angustiado por estos cambios en su vida, su asunto se percibe como único, como el más importante. Por ello, un buen Abogado de Familia deberá seguir unos protocolos básicos de actuación para con el cliente, de forma que el cliente se sienta "arropado" en este nuevo camino. Sin estas bases, no estaremos ante un buen Abogado de Familia, y, quizás, nos hayamos equivocado en la elección.

1- Debe darse una comunicación regular entre Abogado y cliente. El cliente requiere una respuesta rápida a su consulta. El Abogado de Familia debería responder al cliente en un plazo de 24 h, aunque sea simplemente para decirle al cliente que está en ello y que le tiene presente.

2- El cliente deberá estar puntualmente informado del estado del procedimiento y de las posibles situaciones que puedan producirse en un futuro próximo. Debe estar informado de las estrategias que se pueden seguir, del desarrollo del proceso, tanto del de negociación como del proceso judicial. El cliente debería ser informado de los documentos que se generen en su expediente, tener copia de los mismos, y deberá tener opción a la revisión final de los escritos que se vayan a presentar, previamente a su presentación. Esl proceso de divorcio cambiará su vida y le afecta de una forma muy directa en la esfera personal para el futuro, de forma que deberá tener opción a decidir.

3- Disponibilidad del Abogado. Es evidente que, aunque nos parezca que nuestro caso es único y el más importante del mundo, el Abogado llevará diversos asuntos a un mismo tiempo. Pero el buen abogado de Familia será de fácil alcance. Un Abogado que pospone o cancela las citas continuamente es un mal Abogado de Familia.

4- En la gestión de asuntos de Derecho de familia las pequeñas cosas son muy importantes. El buen profesional debe ser siempre cortés, educado y atento, con el cliente, pero también mostrar modos correctos frente al contrario. La hostilidad y rudeza no son armas productivas. En asuntos de familia el cliente no siempre tiene razón, y es función del buen Abogado que las diferencias de opinión en la forma de conducir un determinado aspecto sean resueltas de forma cortés, dándo una respuesta razonada.

En definitiva el cliente espera del Letrado consejo y comunicación. El buen Abogado de Familia aconsejará al cliente sobre las mejores estrategias a seguir, analizando con éste los hechos relevantes y la ley para permitir al cliente tomar decisiones bien informadas sobre su asunto, manteniéndole puntualmente informado de todo el proceso .

Comentarios

¿Es siempre necesario la intervención de un abogado cuando en un caso de separación se llega a un acuerdo y se quiere formarlizar ese acuerdo?

Agradecerle el interés, e indicarle que su artículo ha sido muy interesante.

foto_susi.jpg
Abogado - experto en Separacion y Divorcios
Con despacho en Barcelona (Barcelona)

Buenos días y gracias por haber leído el artículo.

Para que el acuerdo de separación sea efectivo, hay que llevarlo al Juzgado, y debe intervenir Abogado y Procurador. Si el acuerdo no se lleva al Juzgado, tiene validez, como un contrato, entre las partes, pero llegada la hora en que deba exigirse un cumplimiento, pierde la fuerza que le da la ratificación judicial mediante sentencia.

Yo recomendaría siempre la intervención de un abogado, para que tengan muy claros los derechos y deberes que existen entre Vdes. tras la separación, y sobre todo, en cuanto a los hijos comunes y los bienes. Si luego no quieren llevar su convenio al Juzgado, es una opción, pero lo más interesante es que sus acuerdos los tomen bien asesorados. Piense además, que sin una sentencia, no habrá nunca un divorcio.

Añadir comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes.
15 + 2 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

Información del autor

Especializada en Divorcio, Separación y Custodia (ambito civil y penal)....
Barcelona (Barcelona)
911 puntos