EL EMPRESARIO INDIVIDUAL O AUTÓNOMO. ASPECTOS GENERALES Y RÉGIMEN FISCAL

Alberto.jpeg

EL EMPRESARIO INDIVIDUAL

1.- CONCEPTO

El empresario individual es una persona física que realiza en nombre propio y por medio de una empresa una actividad comercial, industrial o profesional. Es una figura clásica en el mundo empresarial y constituye una de las formas más frecuente de creación de empresas. Generalmente, se asocia con el auto-empleo, dado que el propietario de la empresa es a su vez trabajador de la misma, independientemente de la actividad que desarrolle y del tipo de trabajo que realice.

A la hora de crear una empresa, esta figura suele ser elegida fundamentalmente por los comercios al por menor (tiendas de ropa, alimentos, papelerías, etc.) y por profesionales como fontaneros, electricistas, pintores, etc.

No existe una legislación propia para esta figura, sino que pueden afectarle normas de diferentes orígenes: fiscales, mercantiles, laborales y de seguridad social.

2.- CARACTERÍSTICAS PRINCIPALES

• Control total de la empresa por parte del propietario, que dirige su gestión.
• La personalidad jurídica de la empresa es la misma que la de su titular (empresario), quien responde personalmente de todas las obligaciones que contraiga la empresa.
• No existe diferenciación entre el patrimonio mercantil y su patrimonio civil.
• No precisa proceso previo de constitución. Los trámites se inician al comienzo de la actividad empresarial.
• La aportación de capital a la empresa no tiene más límite que la voluntad del empresario.

3.- VENTAJAS

• Es una forma empresarial idónea para el funcionamiento de empresas de muy reducido tamaño.
• Es la forma que menos gestiones y trámites exige hacer para la realización de su actividad, puesto que no es necesario llevar a cabo ningún trámite de adquisición de la personalidad jurídica.
• Puede resultar más económica, dado que no crea persona jurídica distinta del propio empresario.

4.- INCONVENIENTES

• La responsabilidad del empresario es ilimitada.
• Responde con su patrimonio personal de las deudas generadas en la actividad empresarial.
• El titular de la empresa ha de hacer frente en solitario a los gastos e inversiones, así como a la gestión y administración.
• Si el volumen de beneficio es importante, puede estar sometido a tipos impositivos elevados, ya que la persona física tributa por tipos crecientes cuanto mayor es su volumen de renta, mientras que las sociedades de reducida dimensión tributan en torno al 25%.

5.- RESPONSABILIDAD

El empresario individual realiza la actividad empresarial en nombre propio, asumiendo los derechos y obligaciones derivados de la actividad. Su responsabilidad frente a terceros es universal y responde con todo su patrimonio presente y futuro de las deudas contraídas en la actividad de la empresa. Si el empresario o empresaria están casados, puede dar lugar a que la responsabilidad derivada de sus actividades alcance al otro cónyuge. Por ello, hay que tener en cuenta el régimen económico que rige al matrimonio. Y la naturaleza de los bienes en cuestión. Así pues:

• Los bienes privativos del empresario quedan obligados a los resultados de la actividad empresarial.
• Los bienes destinados al ejercicio de la actividad y los adquiridos como consecuencia de dicho ejercicio, responden en todo caso del resultado de la actividad empresarial.
• En el régimen de bienes gananciales, cuando se trata de bienes comunes del matrimonio, para que éstos queden obligados será necesario el consentimiento de ambos cónyuges. El consentimiento se presume cuando se ejerce la actividad empresarial con conocimiento y sin oposición expresa del cónyuge, y también cuando al contraer matrimonio uno de los cónyuges ejerciese la actividad y continuase con ella sin oposición del otro.
• Los bienes propios del cónyuge del empresario no quedarían afectos al ejercicio de la actividad empresarial, salvo que exista un consentimiento expreso de dicho cónyuge.

En todo caso, el cónyuge puede revocar libremente el consentimiento tanto expreso como presunto. En este sentido, si bien el empresario individual no está obligado a inscribirse en el Registro Mercantil, puede ser conveniente inscribirse en él, entre otras razones para registrar los datos relativos al cónyuge, el régimen económico del matrimonio, capitulaciones, así como el consentimiento, la revocación u oposición del cónyuge a la afección a la actividad empresarial de los bienes comunes o los privativos.

6.- LIBROS OBLIGATORIOS

Estos libros dependerán del régimen fiscal concreto a que esté sometido el empresario, a tenor de la Ley del IRPF

• Estimación directa: En este caso, dedicándose a una actividad industrial, comercial o de servicios, deberá llevar los libros oficiales del Código de Comercio, que deberán ser legalizados en el Registro Mercantil, y que son el Libro Diario y el Libro de Inventarios y Cuentas Anuales.
• Estimación directa simplificada: deberá llevar libros fiscales, sin ser necesaria la llevanza de los de Comercio (cuya obligatoriedad quedaría cubierta por la de aquéllos). Estos libros fiscales son el Libro de Ventas e Ingresos, el de Compras y Gastos y el de Registro de Bienes de Inversión.
• Estimación objetiva: No está obligado a llevar libro alguno, si bien debe conservar los justificantes de sus operaciones. En el caso de que se aplique deducción por amortizaciones, debe llevar un libro de registro de Bienes de Inversión.

7.- MODALIDADES DE TRIBUTACIÓN

Cuando hablamos de personas físicas en el contexto empresarial, nosa referimos siempre a los empresarios individuales, los profesionales, las comunidades de bienes y las sociedades civiles.

Desde el punto de vista fiscal, estos colectivos tributan por sus rentas empresariales a través del IRPF. Los rendimientos de las actividades empresariales en el IRPF pueden determinarse por tres métodos o modalidades de tributación diferentes.

• Estimación directa: Esta modalidad se aplica a las actividades empresariales o profesionales cuyo volumen de operaciones sea superior a 600.000 € y a las que, siéndoles aplicables alguna de las otras dos modalidades, hayan renunciado expresamente mediante la presentación del Modelo 036 antes del 31 de diciembre anterior al comienzo del nuevo ejercicio.
• Estimación directa simplificada: Se aplica a las actividades empresariales a las que no les sean de aplicación la modalidad de estimación objetiva y a las actividades empresariales o profesionales cuyo importe neto de la cifra de negocios no supere los 600.000 € anuales, así como a los empresarios o profesionales que no renuncien a esta modalidad ni ejerzan otras actividades sometidas a Estimación directa.
• Estimación objetiva: Se aplica obligatoriamente, salvo renuncia expresa, a los empresarios y profesionales que cumplan estos requisitos:
o Que sus actividades estén incluidas en la Orden que desarrolla el régimen.
o Que no rebasen los límites que se establecen en dicha Orden.
o Que no haya renunciado a su aplicación.
o Que no hayan renunciado ni estén excluidos del Régimen Simplificado ni hayan renunciado el régimen Especial de la Agricultura del IVA.
o Que ninguna actividad que ejerza el contribuyente se encuentre en Estimación Directa ni Directa Simplificada.
En caso de renuncia o de superar los límites, el rendimiento se determinará mediante Estimación Directa o Directa Simplificada.

8.- RÉGIMEN DE ESTIMACIÓN DIRECTA

La determinación de los rendimientos se hace como en el Impuesto de Sociedades, es decir, totalidad de ingreso s, incluido el autoconsumo, menos los gastos necesarios para la obtención de los mismos.

INGRESOS + AUTOCONSUMO – GASTOS = BASE A LIQUIDAR

Las deducciones a aplicar son las mismas que las establecidas anualmente en la Ley de Presupuestos para el Impuesto de Sociedades.

En este régimen deben realizarse 4 pagos fraccionados, entre los días 1 a 20 de los meses de abril, julio, octubre y enero del año siguiente (del 1 al 30).el importe del pago fraccionado será:

• Para actividades empresariales y profesionales, el 20% del rendimiento neto obtenido desde el inicio del año hasta el último día del trimestre al que se refiera el pago. De las cantidades resultantes se deducirán los pagos fraccionados ingresados en los trimestres anteriores, así como las retenciones soportadas e ingresos a cuenta que se hubieran realizado.
• Para actividades agrarias y pesqueras, el 2% de los ingresos del trimestre, deduciendo las retenciones e ingresos a cuenta correspondientes al trimestre.

Si el resultado es cero o negativo, se debe presentar al menos la declaración.

9.- RÉGIMEN DE ESTIMACIÓN DIRECTA SIMPLIFICADA

La base imponible se calcula del mismo modo que en el caso anterior, deduciéndose todos los gastos en los que se hubiese incurrido para el desarrollo de la actividad. Permite la deducción íntegra de las amortizaciones:

• Las amortizaciones se practican de forma lineal.
• Se aplica una tabla de amortizaciones simplificada.
• Son aplicables las reglas de amortización acelerada que se establecen para las empresas de reducida dimensión que tributan por el Impuesto de Sociedades.

Se permite una deducción en concepto de provisiones y gastos de difícil justificación del 5% del rendimiento neto previo. A partir del 2007 se establecen deducciones similares a las aplicables a los rendimientos del trabajo para los autónomos que facturan a un único cliente y cumplan con determinadas condiciones.

En este régimen deben realizarse 4 pagos fraccionados entre los días 1 a 20 de los meses de abril, julio, octubre y 1 al 30 de enero del año siguiente. El importe de los pagos fraccionados se determinará del mismo modo que en el caso de la Estimación Directa.

10.- RÉGIMEN DE ESTIMACIÓN OBJETIVA
La modalidad de Estimación Objetiva es un régimen de tributación a través del IRPF por el que se establece una estimación de los rendimientos de las actividades empresariales de las personas físicas. Se corresponde con la anterior Estimación Objetiva por Signos, Índices o Módulos.

Se aplicará obligatoriamente, salvo renuncia expresa, a las actividades empresariales que considere el Ministerio de Economía y Hacienda vía Orden Ministerial, Ley de Presupuestos del Estado o cualquier otra normativa de carácter extraordinario. Cada año se van ampliando las actividades que son objeto de aplicación de esta modalidad. Entre éstas, podemos destacar una gran parte del comercio minorista, peluquerías, transporte de viajeros, talleres de reparación de vehículos, carpinterías, fontanería, restaurantes, cafeterías, bares, taxi, etc.

Si el contribuyente realiza una actividad sometida al régimen de Estimación Directa no podrá aplicarse la Estimación Objetiva a otras actividades.

Asimismo, este régimen de Estimación Objetiva no podrá aplicarse por los contribuyentes cuyo volumen de rendimientos íntegros en el año inmediatamente anterior supere, para el conjunto de sus actividades económicas, los 450.000 euros anuales. Para el conjunto de actividades agrícolas y ganaderas este límite se establece en 300.000 euros. A efectos de aplicación de estos límites, se computarán aquellas operaciones por las que exista obligación a emitir y conservar facturas o anotaciones en el Libro de Registro de Ventas e Ingresos.

Si el volumen de compras en bienes y servicios del año anterior, con excepción de bienes de inversión, supera la cantidad de 300.000 euros el contribuyente no puede aplicar este régimen de estimación.

La modalidad de Estimación Objetiva consiste en determinar el rendimiento neto tributario en base a unos parámetros objetivos (como número de personas que trabajan en la actividad, la potencia instalada, superficie del local, situación, etc.) que han sido fijados por el Ministerio de Economía y Hacienda para cada actividad.

El rendimiento neto atribuible a cada actividad será la suma de las cuantías correspondientes a los signos o módulos previstos para dicha actividad.

La cuantía de los signos o módulos, a su vez, se calculará multiplicando la cantidad asignada a cada unidad del parámetro por el número de unidades del mismo empleadas, utilizadas o instaladas en la actividad.

Al rendimiento neto se le aplica una serie de índices correctores de manera que podrá sufrir un aumento o reducción.

En la nueva modalidad de Estimación Objetiva se pueden deducir las amortizaciones del inmovilizado, aplicando una tabla simplificada y unos coeficientes que permiten la amortización acelerada.

En los últimos ejercicios se han establecido medidas excepcionales para paliar el efecto producido por el precio del gasóleo:
• Reducción del rendimiento neto previo para las actividades agrícolas y ganaderas. Se minora el 35% del coste de adquisición del gasóleo necesario para el desarrollo de la actividad.
• Reducción de determinados módulos para las actividades del transporte. Se establece una reducción a efectos del cálculo de los pagos fraccionados, sin perjuicio de que los módulos definitivamente aplicables se establezcan una vez conocido el precio medio del gasóleo en el ejercicio.

Si existen gastos excepcionales (incendio, robo, etc), se pueden deducir gastos siempre y cuando se comunique al Ministerio de Economía y Hacienda en el plazo de 30 días.

Un límite para la aplicación de esta modalidad es la magnitud de personas empleadas en la actividad empresarial. Cuando se sobrepasa el límite de la magnitud (personas empleadas) establecido para cada actividad por el Ministerio de Economía y Hacienda, se produce la exclusión de la actividad en la modalidad de signos, índices o módulos, determinándose en este caso el rendimiento por el método de Estimación Directa (Normal o Simplificada).

En este supuesto, el empresario deberá hacer constar esta exclusión mediante la correspondiente declaración en el modelo 036 y presentarla con anterioridad al ejercicio económico siguiente.

En este régimen deben realizarse cuatro pagos fraccionados en los plazos siguientes:

Del 1 al 20 de de abril
Del 1 al 20 de julio
Del 1 al 20 de de octubre
Del 1 al 30 de enero del año siguiente.

El importe del pago fraccionado será, en general, el 4% del rendimiento neto aplicable según la normativa, o el 3% para empresas con un asalariado y el 2% cuando no se disponga de personal asalariado. En el caso de actividades agrarias, el pago fraccionado será del 2% del volumen de ingresos del trimestre.

Si se desea renunciar a esta modalidad, se deberá efectuar mediante la presentación del modelo 036 (Declaración Censal) en la Delegación de Hacienda que corresponda por domicilio a la empresa. La renuncia supone la inclusión automática en la modalidad de Estimación Directa (Normal o Simplificada).

Esta renuncia tendrá efecto para un período mínimo de tres años y se entenderá prorrogada tácitamente para cada uno de los siguientes, salvo que se revoque. La revocación a la renuncia se presentará en el mes de diciembre anterior al año natural en que deba surtir efecto, mediante la presentación del modelo 036, apartado modificación de datos (Declaración Censal).

Cuando se inicie la actividad, la renuncia, si así se desea, se hará constar en la correspondiente declaración de alta del modelo 036.

Los empresarios acogidos al sistema de Estimación Objetiva tienen obligación de guardar facturas por orden de fechas y por trimestres; y los justificantes de los índices, módulos o signos aplicados. No tiene obligación de llevar libros contables, pero si se deducen amortizaciones se debe llevar un Libro Registro de Bienes de Inversión.

Los empresarios acogidos a este régimen, al igual que en las modalidades de Estimación Directa, pueden deducirse el 10% de las inversiones destinadas al acceso a Internet, presencia en Internet, comercio electrónico e incorporación de las tecnologías de la información a procesos empresariales, incluída la formación de personal en el uso de estas tecnologías. (Artículo 36 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades).

Estas deducciones se aplicarán con los límites establecidos en el artículo 69.2 del texto refundido de la Ley 35/2006 del IRPF y en el artículo 44 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.

11.- TRANSMISIONES PATRIMONIALES

En el apartado correspondiente a la responsabilidad del empresario individual se señalaba que ésta es ilimitada y que el empresario responde con todo su patrimonio presente y futuro por las deudas contraídas en la actividad empresarial.

Sin embargo, desde el punto de vista de la organización de la actividad, la gestión empresarial y las repercusiones de carácter fiscal, es preciso distinguir entre aquellos bienes utilizados para el desarrollo de la actividad empresarial y los de uso particular, es decir entre el patrimonio empresarial y el patrimonio particular.

Los bienes utilizados en la actividad empresarial se denominan bienes afectos. El paso de bienes del patrimonio particular al empresarial se denomina afectación, y el paso de bienes del patrimonio empresarial al particular, desafectación.

Tanto el proceso de afectación como el de desafectación no producen alteración patrimonial mientras el bien en cuestión siga formando parte del patrimonio del contribuyente.

Con la actual Ley del IRPF la transmisión de elementos patrimoniales afectos pertenecientes al inmovilizado material o inmaterial de la actividad económica, da lugar
a ganancias o pérdidas patrimoniales que no se incluyen en el rendimiento neto de la actividad, sino que se les aplica las mismas normas que al resto de ganancias o pérdidas patrimoniales correspondientes a otros bienes del patrimonio del contribuyente.

De todas maneras, sobre este último aspecto, existen algunas particularidades. Así por ejemplo, para determinar el valor de adquisición, hay que tener en cuenta si el bien ha sido adquirido por terceros o ha sido producido por la propia empresa.

En el caso de bienes inmuebles afectos, el valor de adquisición se actualiza mediante la aplicación de coeficientes, al igual que en el Impuesto sobre Sociedades; sin embargo, no son aplicables los coeficientes correctores de la ganancia patrimonial previstos para los bienes adquiridos antes de 31 de diciembre de 1994.

Un aspecto de especial importancia, de cara a la continuidad de la empresa, es el tratamiento aplicable a la transmisión de la empresa en caso de muerte o cese en la actividad del empresario individual.

En el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones se establece una reducción de un 95% en la base imponible del Impuesto en la transmisión, a favor del cónyuge, descendientes o adoptados, de la empresa individual del donante o persona fallecida. En el caso de donación, el donante debe tener 65 años o más, o estar incapacitado.

Las adquisiciones por sucesión o donación, que hayan obtenido bonificación, deben de mantenerse durante al menos 10 años, aunque no necesariamente en la misma actividad.

Las CC.AA. han establecido condiciones especiales en la aplicación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Si se cumplen las condiciones anteriores, las posibles ganancias patrimoniales imputables al donante no se computan en la renta del mismo, a efectos del IRPF.

12.- COTIZACIÓN

El empresario individual realiza su cotización a la Seguridad Social a través del Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

En este Régimen se establece una base mínima obligatoria y una base máxima sobre la que se aplica el tipo de cotización establecido para los autónomos. El resultado es la cuota líquida a pagar.

Al darse de alta en el Régimen de Especial de Trabajadores por Cuenta Propia, el empresario puede optar por la base de cotización que desee, siempre que esté entre la base mínima y máxima establecida. En cada ejercicio económico se determinan las bases máximas y mínimas de cotización a la Seguridad Social en la Ley de Presupuestos del Estado.

Los pagos de la cotización son mensuales en este Régimen. La Seguridad Social proporcionará, de forma mecanizada, semestralmente los boletines de cotización para simplificar la liquidación de cuotas.

La liquidación e ingreso de las cuotas se llevará a cabo mediante la presentación del boletín de cotización ante las oficinas recaudadoras (cajas de ahorro, bancos, etc.), pudiendo domiciliar el pago en cualquiera de las entidades financieras que actúan como tales.

Desde el 1 de enero de 2004, los trabajadores autónomos pueden optar a cotizar y tener derecho a las prestaciones por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, siempre que, previa o simultáneamente, hayan optado por acogerse a la cobertura de la prestación por incapacidad temporal.

13.- TRÁMITES ADMINISTRATIVOS

En la Administración de la Agencia Tributaria

Realizar la Declaración Censal, en la que se notifica las opciones de tributación en el IRPF, régimen del IVA, datos de locales de actividad, epígrafes de Actividad Económica y fecha de inicio de las operaciones, en la Administración de la Agencia Tributaria correspondiente al domicilio donde se ejerce la actividad.

En la Tesorería de la Seguridad Social

• Alta en el Régimen Especial de Autónomos de la Seguridad Social. Inscripción de empresa (número de patronal), a nombre del titular del negocio en la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social de la provincia en la que radique el domicilio del empresario o esté situado el centro de trabajo. Este trámite ha de realizarse sólo en el caso de contratar trabajadores.

• Afiliación del o de los trabajadores al Sistema de Seguridad Social. Está obligado a realizarla el empresario, formalizándola en el modelo oficial correspondiente, con anterioridad a la iniciación de la prestación de servicios del trabajador.

• Comunicación de alta en la Seguridad Social del o de los trabajadores.

En las Delegaciones Provinciales de las Consejerías de Trabajo de las Comunidades Autónomas o las Delegaciones Provinciales del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales

Comunicación de apertura del centro de trabajo. Se debe realizar dentro de los 30 días siguientes al inicio de la actividad.

En la Inspección Provincial del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales

Sellado y diligenciado del Libro de Visitas.

En el INEM
Registro del o de los contratos de trabajo a los empleados según la modalidad elegida.

En el ayuntamiento

• Licencia de obras, en el caso de tener que efectuar reformas o acondicionamiento del local para la actividad a realizar.

• Licencia de apertura, que acredita la adecuación de las instalaciones proyectadas a la normativa urbanística vigente y a la reglamentación técnica que puede serle aplicable.

14.- LEGISLACIÓN

El empresario individual, como persona física titular de derechos y obligaciones, no tiene una regulación legal específica y está sometido, en su actividad empresarial, a las disposiciones generales del Código de Comercio en materia mercantil y a lo dispuesto en el Código Civil en materia de derechos y obligaciones.

15.- INCENTIVOS

La solicitud de una subvención o ayuda ante cualquier Administración Pública, supone por parte del beneficiario un compromiso de obligado cumplimiento en la realización y justificación del proyecto inherente a la misma, así como arriesgar unos recursos propios iniciales que generen, por parte del promotor del proyecto, una cierta capacidad de autofinanciación.

Las Administraciones Públicas, a su vez, están sujetas a una serie de controles y normativas en materia de subvenciones y en ningún caso pueden subvencionar el 100% de un proyecto empresarial.

Por ello es importante recalcar el papel de la subvención como un incentivo económico, y no como mero subsidio, dado que en último término es la empresa la que debe tener la capacidad para asumir riesgos y afrontarlos, de la misma manera que tiene como fin la rentabilidad de los recursos que pone en juego.

Por esta razón, el promotor tiene que asegurar la viabilidad

y el futuro del proyecto, para conseguir que los recursos dedicados no se malgasten inútilmente. A través de las distintas comunidades autónomas, y con la cofinanciación del Fondo Social Europeo (FSE), se establecen con carácter anual o indeterminado programas de ayudas que fomentan las iniciativas empresariales de aquellas personas que, encontrándose en desempleo, deciden establecerse por su cuenta como autoempleados o empresarios individuales.

Son programas que se identifican como: Fomento del autoempleo o del empleo autónomo.
Estos programas contienen una serie de incentivos que podemos clasificar en:

• Acceso a préstamos a bajo interés a través de los convenios firmados por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales u otros convenios de las comunidades autónomas con las entidades financieras.
• Subvención de carácter financiero, que consiste en una cantidad de dinero que va en función de la cuantía del préstamo, y que se ha de destinar a la amortización parcial del préstamo. La cantidad máxima suele ser de 3.005,06 euros.
• Subvención directa: Renta de Subsistencia o de Actividad. Esta subvención consiste en una cantidad de dinero (la cuantía variará según las inversiones y la zona, siendo mayor en zonas objetivo 1, 2, 3), destinada a garantizar unos ingresos mínimos del promotor en la actividad empresarial que va a ejercer.
• En algunas comunidades se bonifica durante un período determinado la cuota a la Seguridad Social del autoempleado que cotiza por el Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos.

La gestión de estos programas de ayuda se lleva a cabo a través de las consejerías de trabajo de las comunidades autónomas, en cuyas dependencias se tramita por parte del beneficiario la solicitud de dichas ayudas.

Tipo de documento: 
Documento gratuito

(Los usuarios podrán descargarse gratuitamente este documento)

Documento gratuito

Añade tu comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes.
7 + 5 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Enviar una consulta gratis
  • Más de 20.000 consultas enviadas
  • Más de 3.000 profesionales a tu disposición: abogados, procuradores, notarios, peritos, detectives...
  • Sin compromiso de contratar sus servicios