Aspectos fiscales de las Sociedades Mercantiles

Alberto.jpeg

ASPECTOS FISCALES DE LA SOCIEDAD MERCANTIL

Los principales aspectos fiscales que inciden en el momento de la constitución de una sociedad mercantil afectan al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos jurídicos Documentados, en su modalidad de Operaciones Societarias, a la obligación de declaración censal de inicio de actividad y a la asignación de NIF.

Por otra parte, cuando se efectúen aportaciones no dinerarias, la transmisión de los bienes tendrá consecuencias en la tributación de los socios, que variarán en función de que sean personas físicas (IRPF) o personas jurídicas (Impuesto de Sociedades).

Los principales impuestos que afectan a las sociedades mercantiles son el Impuesto sobre Sociedades, el IVA y el IRPF, en la medida en que las sociedades mercantiles están obligadas a practicar retenciones e ingresos a cuenta.

Impuesto sobre Sociedades

Es un tributo de carácter directo y personal que grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas. Grava la renta obtenida por las sociedades, esto es, los rendimientos obtenidos, una vez deducidos los gastos de las actividades económicas desarrolladas por la sociedad y los posibles incrementos de su patrimonio.

Son sujetos pasivos del impuesto, entre otros, las personas jurídicas, excepto las sociedades civiles que tengan su residencia en territorio español. Sin embargo, las sociedades agrarias de transformación, que son sociedades civiles, tributan como sujeto pasivo del impuesto de sociedades.

La base imponible es el importe de la renta en el período impositivo, minorada por la compensación de bases imponibles negativas de ejercicios anteriores y la base imponible en estimación directa, que es el método de estimación que se aplica con carácter general, parte del resultado contable sobre el que se practican las correcciones previstas en la normativa del impuesto.

El tipo general del impuesto es del 30 % y para las empresas de reducida dimensión (aquellas cuya cifra de negocio en el período impositivo anterior haya sido inferior a 10 millones de €) del 25 % a la parte de base imponible comprendida entre 0 y 300.000 €, y a la parte de base imponible restante del 30 %.

No obstante, para los períodos impositivos iniciados en los años 2009, 2010, 2001 y 2012, existe un tipo de gravamen reducido por mantenimiento o creación de empleo, aplicable a las sociedades que cumplan determinados requisitos, tributando al 20 % por la parte de la base imponible correspondida entre 1 y 300.000 € (durante los períodos impositivos indicados con anterioridad al 1 de enero de 2011, por la parte comprendida entre 0 y 120.202,41 €) y por la parte de base imponible restante al tipo del 25 %.

La aplicación de este tipo reducido está condicionada a que se trate de entidades cuyo importe neto de la cifra de negocios en el período impositivo en que se vaya a aplicar sea inferior a 5 millones de €, la plantilla media del período impositivo en el que se vaya a aplicar sea inferior a 25 empleados, que se trate de sujetos pasivos que tributen al tipo general de gravamen o de sujetos pasivos que puedan aplicar la escala de gravamen de las empresas de reducida dimensión y que durante los doce meses siguientes al inicio del período impositivo en el que se aplica el tipo de gravamen reducido, la plantilla media de la entidad no sea inferior a la unidad y, además, tampoco puede ser inferior a la plantilla de los 12 meses anteriores al inicio del primer período impositivo que comience a partir del 1 de enero de 2009.

Una vez determinada la cuota íntegra, ésta se minora en el importe de las bonificaciones y de las deducciones `por doble imposición, obteniéndose la cuota íntegra ajustada positiva y ésta a su vez se minora en el importe de la deducción por incentivos a la realización de determinadas actividades:

 Deducción por actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica.
 Deducción para el fomento de las tecnologías de la información y de la comunicación.
 Deducción por actividades de exportación.
 Deducción por inversiones en bienes de interés cultural.
 Deducción por inversiones en producciones cinematográficas y audiovisuales.
 Deducción por inversiones en edición de libros.
 Deducción por inversiones medioambientales.
 Deducción por inversiones en sistemas de navegación y localización de vehículos y su adaptación para discapacitados.
 Deducción por gastos e inversiones en guarderías para hijos de trabajadores.
 Deducción por gastos de formación profesional.
 Deducción por creación de empleo.
 Deducción por reinversión de beneficios extraordinarios.
 Deducción por contribuciones a planes de pensiones.

La cuota diferencial o cuota a pagar o a devolver es el resultado de minorar la cuota líquida positiva en el importe de las retenciones e ingresos a cuenta soportados y los pagos fraccionados.

Las sociedades deberán efectuar pagos fraccionados a cuenta de la liquidación del impuesto sobre sociedades que esté en curso el día primero de cada uno de los meses de abril, octubre y diciembre de cada año. Estos pagos deben realizarse en los primeros 20 días naturales de dichos meses empleando el modelo 202.

Están obligados a presentar la declaración por este impuesto todos los sujetos pasivos del mismo, salvo los totalmente exentos, en el plazo de los 25 días naturales siguientes a los 6 meses posteriores a la conclusión del período impositivo, y la declaración debe realizarse en el modelo 200.

Retenciones e ingresos a cuenta

Están obligados a practicar e ingresar retenciones o ingresos a cuenta las personas jurídicas y demás entidades, incluidas las comunidades de propietarios y las entidades en régimen de atribución de rentas, cuando satisfagan determinadas rentas en el ejercicio de sus actividades que estén sujetas al IRPF o al impuesto de Sociedades.

Por ello deben detraer, con ocasión de los pagos que realicen, el importe del tributo que grava los rendimientos que satisfacen e ingresar en el Tesoro Público dichas detracciones en nombre del perceptor de dichos rendimientos, constituyendo para éste un pago a cuenta adelantado de la futura cuota líquida del impuesto.

La declaración e ingreso de las retenciones deberá presentarse trimestralmente por el retenedor en los 20 primeros días naturales de abril, julio, octubre y enero.

La empresa cuyo volumen de operaciones al año anterior fuese superior a 6.010.121,04 € deberán presentar la declaración mensualmente, en los 20 primeros días naturales de cada mes, en relación con las cantidades retenidas en el mes inmediato anterior.

En el plazo comprendido entre el 1 y el 31 de enero del año siguiente al que corresponda la declaración debe presentarse un resumen anual de las retenciones e ingresos a cuenta practicados durante el ejercicio.

IVA

Es un tributo general de naturaleza indirecta, que recae sobre el consumo y que se exige con ocasión de las entregas de bienes y prestaciones de servicios que tengan lugar en el ámbito de las actividades empresariales y profesionales, así como en las adquisiciones intracomunitarias y en las importaciones de bienes.

Aunque es un tributo establecido sobre el consumo y lo soportarán, por ello, en definitiva, los consumidores finales, son los empresarios y profesionales –sujetos pasivos del impuesto- quienes deberán recaudarlo e ingresarlo en la Hacienda Pública, repercutiéndolo sobre sus clientes hasta hacerlo recaer sobre el consumidor final.

El ámbito de aplicación del impuesto queda limitado al territorio peninsular español e Islas Baleares, no extendiéndose a Canarias, Ceuta o Melilla.

Existe un régimen general y diversos especiales. El régimen general es de aplicación cuando no proceda aplicar ninguno de los especiales, se renuncie a ellos o se quede excluido.

La mecánica de funcionamiento de este impuesto es la siguiente:

 Se repercutirá a los clientes el IVA que corresponda según el importe de la operación y el tipo aplicable (21,10 o 4 %), salvo que la misma esté exenta del impuesto.
 Los proveedores de bienes y servicios repercutirán igualmente el IVA correspondiente, que será soportado por el sujeto pasivo.
 Se deberá calcular y en su caso ingresar trimestralmente (mensualmente para grandes empresas y para aquellos que estén el Registro de Exportadores y otros Operadores Económicos) la diferencia entre el IVA devengado, es decir, repercutido a clientes, y el IVA soportado deducible, el que repercuten los proveedores.

Existe la posibilidad de solicitar la devolución de IVA cada mes, es decir, aquellos que tengan derecho a ello por tener más IVA soportado que repercutido y que así lo hayan especificado en el modelo 036, de Declaración censal de alta, modificación y baja en el censo de empresarios, profesionales y retenedores, pudiendo reclamar dicha devolución mensualmente a través del modelo 303 de Autoliquidación del IVA.

Se presentarán 4 declaraciones periódicas en el modelo 303 en los siguientes plazos: los 3 primeros trimestres entre el 1 y el 20 de los meses de abril, julio y octubre y el cuarto trimestre entre el 1 y el 30 del mes de enero del año siguiente.

El resumen anual con todas las operaciones que realicen en el ámbito de aplicación del impuesto la presentarán conjuntamente con la declaración correspondiente al último período de liquidación, a través del modelo 390.

Las sociedades mercantiles deben presentar también una declaración recapitulativa de las entregas y adquisiciones intracomunitarias de bienes que realicen, mediante el modelo 349, en el que deben consignarse los datos de identificación de proveedores y adquirentes y la base imponible de las operaciones intracomunit6arias declaradas.

Las sociedades deberán expedir y entregar factura u otros justificantes por las operaciones que realicen en el desarrollo de su actividad empresarial, así como conservar copia o matriz de aquéllos. Igualmente están obligados a conservar las facturas u otros justificantes recibidos de otros empresarios o profesionales por las operaciones de las que sean destinatarios y que se efectúen en desarrollo de la citada actividad.

Las sociedades mercantiles deberán presentar la declaración anual de operaciones con terceras personas cuando respecto a otra persona o entidad se hayan realizado operaciones que en su conjunto superen los 3.005,06 € (IVA incluido) durante el mes de marzo de cada año, en relación con el año natural anterior. Se realizará mediante el modelo 347.

Están excluidos de la obligación de presentar la declaración informativa las entidades en régimen de atribución de rentas constituidas en el extranjero, que no tengan presencia en territorio español, así como los obligados tributarios que deban informar sobre las operaciones incluidas en los libros registro del IVA (modelo 340).

Tipo de documento: 
Documento gratuito

(Los usuarios podrán descargarse gratuitamente este documento)

Documento gratuito

Añade tu comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes.
2 + 6 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Enviar una consulta gratis
  • Más de 20.000 consultas enviadas
  • Más de 3.000 profesionales a tu disposición: abogados, procuradores, notarios, peritos, detectives...
  • Sin compromiso de contratar sus servicios